Valoraciones negativas online: Cómo lograr una imagen positiva del centro


El ideal  de un centro de estudios es que todos los clientes valoren el centro con la mejor puntuación, aunque no siempre llueve a gusto de todos y cuando se ofrece algún sistema para que los alumnos den una opinión sobre la academia, pueden caer valoraciones de todo tipo.

Es agradable comprobar que la nota media del centro de estudios es alta, pero, ¿qué ocurre si empiezan a sucederse las valoraciones negativas online? Una valoración negativa sirve como toque de atención, pero si las valoraciones negativas online empiezan a acumularse pueden afectar de forma negativa en la buena imagen de la empresa que tanto ha costado crear.

Cómo mantener las valoraciones negativas online a raya


Mucha tecnología y mucho proceso automatizado, pero a la hora de la verdad, los usuarios online siguen confiando en la opinión de personas reales cuando contratan un servicio o producto a través de la web, sí, de los centros de estudios también buscan opiniones. De hecho, cuando se acercan hasta el centro para saber más, un buen número de clientes se habrá asegurado de que las valoraciones negativas online del centro son pocas y, sobre todo, de que no son de aspectos que podrían influir en la calidad de su formación.

Y es que cuando se trata de valoraciones online son muchas las opciones disponibles así que, quizás merezca la pena elegir una en la que el centro pueda obtener feedback, y también los usuarios en busca de centro de estudios puedan tener una idea clara del porqué de los malos resultados.

Por ejemplo, en lugar de recurrir al sistema de valoraciones con puntos o con estrellas, quizás sea más interesante ofrecer un sistema que permita a los usuarios expresar una opinión que justifique su voto.

Así los votos positivos tendrán su porqué y lo mismo ocurrirá con los votos negativos, de forma que, cuando busquen un centro de estudios los nuevos posibles alumnos tengan información específica sobre cuáles son los aspecto mejorables del centro, ya que no siempre se reducen a la formación.

Del mismo modo que los usuarios pueden dar una opinión del centro, también sería interesante que desde el propio centro existiera la posibilidad de responder a los comentarios. Un comentario como “Estamos trabajando para mejorar ese aspecto” o “Valoraremos la información para seguir mejorando” es una forma sencilla y efectiva de mostrar a los usuarios que el centro se preocupa y busca siempre la forma de seguir mejorando porque su objetivo ofrecer un servicio de calidad.

No siempre una mala nota se refiere a todo el centro de estudios, sino que el alumno puede haber tenido en cuenta solo los aspectos “a mejorar” del centro o puntos que no tienen que ver con la calidad formativa. Por ejemplo: la atención al cliente, un mobiliario de clases anticuado o las clases de un determinado profesor pueden dar como resultado un aluvión de valoraciones negativas online.

Sí, en un principio puede resultar desmotivador encontrarse con una mala valoración media, pero también hay que ver esta puntuación negativa como un motivo para seguir creciendo y, quizás, como un aspecto clave para captar nuevos alumnos: ¿Qué tal si se renueva el sistema de atención al cliente? o ¿Por qué no renovar el aspecto del centro? Quizás sea la hora de realizar una selección de personal para captar nuevos perfiles docentes.

Por otro lado, existe la posibilidad de invitar a los alumnos fidelizados del centro a expresar su opinión del centro en distintos portales, por ejemplo, en la página del centro, en foros o en blogs se les puede animar a expresar su opinión sobre el centro o los motivos por los que confían en él. No se trata de crear opiniones idealizadas y en las que todo sean flores para el centro de estudios, sino de conseguir opiniones reales de alumnos reales que puedan ayudar con sus críticas a que alumnos en busca del mejor centro para ayudarles con sus objetivos de formación, vean en el centro una alternativa atractiva.

La innovación continua, clave para mantener a raya las valoraciones negativas online
Un centro que solo tiene puntuaciones de diez resulta tan poco creíble como uno en el que las valoraciones negativas ganan por goleada. Por ello, no hay que asustarse si de vez en cuando se recibe un “toque de atención” en forma de comentario negativo, ya que de él se puede hacer una valoración positiva para mejorar.

El secreto para mantener un buen número de alumnos en el centro de estudios es ofrecer siempre un servicio de calidad y adaptado a las necesidades de los alumnos y, en ello, ofrecer respuestas a medida de lo que buscan los alumnos, fidelizados y nuevos, es siempre esencial.

Por ejemplo, con Educaplanner, como centro de estudios podréis contar con una completa herramienta que os será de gran ayuda para ofrecer un servicio de calidad a vuestros alumnos y para gestionar de forma eficaz los cursos y clases, en definitiva, un apoyo esencial para crear una buena imagen positiva online como un centro innovador.

¿Te ha gustado? Compártelo